En la etapa 4ª del GR99, poco antes de llegar a Orbaneja, si se viene desde Polientes, y después de haber pasado Villaescusa del Ebro, hay un paraje singular que merece, sin duda, una visita detenida.

Se trata de El Tobazo, formación cárstica desde la que cae en cascada el agua procedente de una surgencia de la pared de la Lora.

Se puede investigar el lugar desde la misma salida del agua, pocos metros desde la parte superior, y disfrutar de los numerosos rincones que esconde este lugar tan particular.

Uno de sus habitantes

Se completa el conjunto con la huella humana que dejaron los eremitas medievales en la capilla rupestre que hay junto a El Tobazo en la parte superior. Se trata de tres cuevas artificiales comunicadas ente sí, de las que sólo una tiene una función litúrgica.

Al margen del interés paisajístico y cultural que tiene El Tobazo, es muy recomendable sentarse delante de una de las cuevas, mirar el paisaje que miraban los que las habitaron y escuchar lo que escuchaban.

No siempre hay agua en el Tobazo, por lo que conviene preguntar antes de hacer la excursión, sobre todo si es a finales de primavera o en verano. No obstante lo anterior, con agua o sin ella vale la pena acercarse hasta aquí.

  

Hotel Rural La Puebla S.L. Calle La Iglesia, 37. (09145) Orbaneja del castillo (Burgos) España  |  hotelrurallapuebla@orbanejadelcastillo.com - 676 03 54 31 - 947 57 14 55